Bienvenido anónimo, esta es tu primer visita? Crea una nueva cuenta para unirte.
  • Login:

Bienvenido a Marihuana: Semillas, cultivo y más! ForoTHC.

Todas las contraseñas han sido reiniciadas. Si no recibiste la tuya por correo, solicitala nuevamente desde aquí. Si aún así no puedes acceder a tu cuenta, envíanos un E-mail o contáctanos por Facebook.

Resultados 1 al 1 de 1
  1. #1
    Curioso
    Registrado
    14 oct, 16
    Mensajes
    12

    El discreto encanto de la incertidumbre

    Lejos quedaron los tiempos aquellos en que las semillas salían del prensado Paraguayo y se plantaban todas - previendo que un porcentaje fueran machos - sin tener ni la mas mínima idea del nombre, cruces o genética.
    La maruja paria y huérfana, aparecía de los lugares más insospechados. Caía de los rincones del jean, cuando la vieja daba vueltas los bolsillos pa evitarle mugre al lavarropas. Aparecía en el fondo del bollón cuando la última morruga hacia presagiar tiempos difíciles. Caía de regalo de un primo que viajó a Holanda.
    Y luego de plantarlas con toda la incertidumbre, se trataba de verlas crece y predecir el futuro con sesudos aportes entre vueltas de humo: "me parece que esa va a ser hembrita por la forma de las hojas", "tiene pinta de macho por el grosor del tallo".
    Cuando iban creciendo, para diferenciarlas, se seguía el esquema del barrio: un sobrenombre no demasiado complejo: "la grande", "la verde oscuro", "la enana", "la del balde negro", "la torcida".
    A los meses, cuando el incesante sol anunciaba el comienzo de la pubertad vegetal y luego de interminables rondas de sesudos análisis entre toses y risas, la espectación. Esperar, tener paciencia, mirar una y otra vez el tallo, las hojas, mirar la luna, vanos intentos de adelantar al tiempo.
    Ninguna religión ha logrado concitar tanta fe y esperanza como la marihuana paria y sin nombre en estado vegetativo.
    Y al final luego de la cosecha, el secado y ese manicurado que jamás queda como en las fotos de los bancos de semas, a probarlas. Y nuevamente surgía la incertidumbre y los debates: "pegará o no pegará ?", "la torcida te plancha", "la del balde negro la cortaste antes de tiempo".

    Hoy que todo está tan tecnificado y casi que hasta te aseguran cuantas horas te va a durar el pegue, tal vez sería saludable recordar que hubo una época en que se plantaba, se cosechaba y se fumaba sin tantas certezas. La incertidumbre, la duda, las predicciones y la esperanza eran parte de la aventura.

    Quizá sea cierto eso de que la verdadera recompensa es el camino.

    Saludos y buenos humos.

 

 

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •